Objetivos: Cohesión de grupo, lateralidad y ambidextrismo, percepción espacial, percepción temporal, percepción velocidad, bote de velocidad, velocidad de desplazamiento, velocidad de reacción.

Metodología: Los jugadores estarán divididos por equipos y todos ellos tendrán pelota (es aconsejable que los equipos no sean de más de 5 o 6 componentes). Serán carreras tradicionales de relevos pero aplicadas al baloncesto, es decir, todos los desplazamientos se harán botando. Los equipos se colocarán inicialmente en una línea de fondo, y cada equipo marcará un orden para sus miembros, poniéndose en fila. Cuando el entrenador dé la señal de salida, los primeros de cada fila tendrán que correr hasta la otra línea de fondo, donde habrá un cono a rodear, y volver hasta la fila de su equipo, donde el siguiente compañero lo esperará. Cuando el primero llegue, tendrá que chocar la mano al siguiente compañero y así sucesivamente hasta que todos los miembros del grupo hayan hecho el recorrido. Ganará el equipo que consiga acabar antes. Es importante fomentar el compañerismo y la ilusión por ganar, pero hay que evitar comportamientos inoportunos que puedan tener los jugadores excesivamente competitivos.

Variantes:

Relevos cruzados. Este ejercicio tendrá el mismo funcionamiento que el anterior. Los jugadores estarán divididos por equipos, pero en este caso se variará el recorrido, puesto que inicialmente estarán situados en las esquinas del campo. Cuando el entrenador dé la señal de salida, los primeros de cada fila tendrán que correr hasta la esquina contraria del campo, donde habrá un cono a rodear, y volver hasta la fila de su equipo, donde el siguiente compañero lo esperará. Cuando el primero llegue, tendrá que chocar la mano al siguiente compañero y así sucesivamente hasta que todos los miembros del grupo hayan hecho el recorrido. Ganará el equipo que consiga acabar antes. En esta variante es importante avisar a los jugadores de los posibles choques que pueden recibir si no miran adelante mientras botan.

Relevos en gusano. Esta variante de los relevos hace que los relevos se conviertan en un ejercicio acumulativo. En este caso, cuando el primero llegue y choque la mano, en vez de ponerse el último de la fila, se une a su compañero, y los dos juntos tendrán que hacer el recorrido. Y así sucesivamente con todos los compañeros del equipo, de este modo el gusano cada vez será más largo. La carrera finalizará cuando uno de los equipos consiga ir y volver de una punta a la otra del campo con el gusano de su equipo completo.

Relevos por casillas. En esta variante los equipos también estarán situados en fila en la línea de fondo. Delante, tendrán una hilera de aros, y dentro del más cercano, habrá una pelota de tenis. Todos los equipos tendrán que tener el mismo número de aros para competir con las mismas condiciones iniciales. Cuando el entrenador dé la señal de salida, el primer jugador tendrá que correr y sin dejar de botar pasar la pelota de tenis al segundo aro. Cuando vuelva a la fila, saldrá el siguiente jugador, el cual tendrá que hacer lo mismo, avanzar una posición o aro, la pelota de tenis. Así sucesivamente, hasta que uno de los equipos llegue con la pelota de tenis al último aro. En este caso, aquel equipo será proclamado ganador de la partida.

Comparteix!

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.